Sentirse bien con uno mismo…

contigoNo importan los lugares ni las distancias cuando uno se siente bien con uno mismo, porque la vida se enfoca de otra manera. Somos capaces de disfrutar tanto de lo cotidiano como de lo extraordinario, de celebrar los aciertos y de afrontar las decepciones, de emocionarnos con los hermosos versos de Neruda o de cualquier poema de andar por casa… Cuando es así, no hay soledades, ni búsquedas estériles, desaparecen los condicionantes y se desdibujan los límites… Uno puede viajar a Marte o ir al cuarto de la plancha… da igual porque uno se queda tan a gusto consigo mismo…

Comments

comments