Saber por dónde hay que caminar…

Ir y no volver“Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una”, decía el filosofo francés Voltaire. Vayamos donde vayamos, dando tumbos o con la orientación perfecta de una brújula, siempre estamos buscando sentirnos felices…Y hay cientos, miles de situaciones, de gentes y lugares que despiertan en nosotros esa sensación de “estar a gusto”… Tan solo hay que darse cuenta de ello y disfrutar de esos momentos … Pero también hay que identificar todo aquello que nos corroe el alma, que nos hace sentirnos tristes, desdichados e infelices… y cuando lo tenemos localizado hay que evitar transitar por esos caminos…porque la tristeza se puede también convertir en un vicio… Hay que ser feliz o al menos levantarse cada mañana con la idea de intentarlo

Comments

comments