La revolución de la bondad activa…

solidaridadAndamos conmocionados unas cuantas horas, horrorizados un día y medio y casi todo el tiempo mirando para otro lado o apuntando hacia otros con el dedo…sin tomar conciencia de que las noticias o fotografías que los medios de comunicación deciden llevarnos a un primer plano, como la muerte de un niño de tres años en la orilla de una playa buscando refugio en el mundo huyendo de la guerra o los miles de refugiados sirios, afganos, eritreos y nigerianos que buscan asilo en países que sellan sus fronteras, no son sucesos aislados … y si forman parte de la tragedia cotidiana, el horror y el sufrimiento que padecen millones de personas azotadas por el hambre y por la guerra… Claro que Europa tiene que responder a este desafío más allá de vergonzosas y mezquinas políticas de cupos, pero no solo es un problema de las instituciones europeas o de los gobiernos soberanos, toda esta galopante deshumanización tiene que ver con cada uno de nosotros… porque es ahí dónde se tiene que gestar el cambio… No podemos acostumbrarnos a la miseria y al dolor ajeno, los remordimientos de conciencia no pueden durar el tiempo de un telediario…
Saramago proponía la revolución de la bondad activa, de la generosidad, de la solidaridad, del compromiso con el SER HUMANO, sobre todo, en un mundo y en un tiempo en el que lo único que hacemos es mirarnos el ombligo… Hay que ser portadores de esa bondad activa y contagiarnos unos a otros de ese espíritu que en África llaman UBUNTU y que no es otra cosa que la Cooperación y la Solidaridad entre individuos. Y no hay que irse lejos para ponerla en práctica…

Comments

comments